Michael Jackson – Thriller

Posted on mayo 10, 2011

4


thriller

1. «Wanna Be Startin’ Somethin’»
2. «Baby Be Mine»
3. «The Girl is Mine»
4. «Thriller»
5. «Beat It»
6. «Billie Jean»
7. «Human Nature»
8. «P.Y.T. (Pretty Young Thing)»
9. «The Lady In My Life»

Recordad que podéis bajaros las canciones poniendo esos links aquí.

Debía empezar este blog con el disco más vendido de la Historia. Y de paso coincide con la última entrada que hice en mi otro blog hace dos años.

Aparte de su maravillosa voz, muy alabada por sus críticos por su capacidad de llegar tanto a las notas bajas como a las altas, hay varias cosas, como en todo éxito, que contribuyeron a llevar a Michael a lo más alto. Y uno de los motivos fue el eclecticismo de su música, capaz de nadar entre el pop, el funk, el soul, el R&B, el disco o incluso el rock. Música que, en su mayoría, ha conseguido superar la barrera del tiempo y permanecer fresca y atrayente a través de las décadas.

Este álbum es una maravillosa muestra de ello, donde podemos encontrar en sus nueve canciones baladas lentas, ritmos “funkies” a medio tiempo y canciones bailables de ritmos contagiosos.

No hay duda de que el núcleo fuerte del disco es el pack de tres canciones de en medio: “Thriller”, “Beat It” y “Billie Jean”, y antes de escucharlas, en fulgurante sucesión, comienza el disco con “Wanna Be Startin`Somethin`”, que habla bastante bien de lo que vamos a encontrar. “Baby Be Mine” es una canción disco (movimiento ya en declive en esa época) que precede a “The Girl Is Mine”, ya claramente una balada (el disco empieza fuerte para luego empezar a bajar) escrita y cantada con Paul McCartney, y que anticipa el triple puñetazo que viene a continuación.

Como tres cañonazos aparecen estas tres canciones. Es muy difícil encontrar a alguien que no haya oído alguna de las tres, y raro a alguien a quien las tres no le suenen.

“Thriller” es la canción que encumbra al disco homónimo, principalmente por su videoclip, en el que se realiza el famoso baile de los zombies, referencia mundial continuamente imitada. Otro de los motivos del éxito de este álbum es precisamente el que Michael, con esta canción, impulsara el videoclip como complemento de las canciones de los discos. Fue a partir de este video cuando el hecho de realizar un videoclip sobre una canción comenzó a hacerse imprescindible, hasta el día de hoy. Perfecta y atrayente, incluye la voz del tenebroso actor Vincent Price cuya carcajada final es la antesala del segundo hit.

“Beat It” es un ejemplo de canción antiviolencia, y representa el punto álgido del álbum al acceder al rock, con Van Halen contribuyendo con un sólo de guitarra usando la técnica tapping que él mismo desarrolló. Cañera y reconocible, de nuevo, por su comienzo, es por méritos propios otra de las mejores canciones nunca compuestas.

“Billie Jean” es la más adictiva de las tres, y la más reconocible por su comienzo. Dos toques de batería permiten hacerlo, y el bajo introduce la atrayente melodía en nuestros oídos de forma casi imperceptible. La canción, como en “Wanna Be Startin`Somethin`”, habla de la rumorología, basada en una historia personal que vivió el propio Michael, en la que una fan le mandaba cartas y fotos atribuyéndole una paternidad que nunca fue. Sería con esta canción con la que cobraría fama el famoso moonwalk. Enorme.

Las tres canciones finales, “Human Nature”, “Lady in my Life” y “P.Y.T” son dos baladas y otra pieza funk, respectivamente, sin mucho más que añadir salvo el eterno mensaje de amor de Michael, terminando ya el disco como quien apura el último sorbo del cóctel, aguado y con tenue sabor, matizando sin estropear la bebida ya ingerida.

Resumiendo, un disco muy grande, quizá demasiado dulce para mi gusto personal, con demasiada balada de por medio. Pero merece la pena darle la oportunidad para saber por qué Michael llegó a lo que llegó. Porque este disco lo explica sobradamente.

Etiquetado: ,
Posted in: Pop