Mike Oldfield – Guitars

Posted on mayo 16, 2011

4


“Muse”
“Cochise”
“Embers”
“Summit Day”
“Out of Sight”
“B. Blues”
“Four Winds”
“Enigmatism”
“Out of Mind·

Podéis descargaros el disco aquí.

Después del esfuerzo ecléctico de Thriller necesitaba algo más sencillito.

Aún recuerdo cómo con quince años comencé a explorar la música, y que el primer cassette que me compré fue éste. Y aún recuerdo cómo sus sonidos carrilaban sobre ecos nocturnos penetrando ya para siempre en mis recuerdos.

Mike Oldfield, quizá el multiinstrumentista más conocido de la Historia (sobretodo por el tema “Tubular Bells” de la banda sonora de “El Exorcista”) decidió crear un disco experimental, compuesto exclusivamente con guitarras. Sin entrar mucho en detalles, simplificó los sonidos de la guitarra usando pastillas MIDI, que permitían modificar el sonido hasta poder lograr percusiones y samples de teclado, todo con sonidos de guitarra. No hay ningún sonido en el disco que no sea de guitarra.

El disco empieza con una sencilla y muy melódica electroacústica, con “Muse”, que da pie después a mi canción preferida del disco, “Cochise”, en la que hasta cuatro guitarras se acaban mezclando de forma progresiva. In crescendo, la canción es preciosa e irradia una eléctrica epicidad que es el preámbulo del resto del disco.

“Embers”. Lúgubre y fantasmagórica, usada en anuncios de C.S.I. al hablar de secuestros, parece sacada de la banda sonora de Expediente X. Solemnemente trágica, se incrusta de nuevo en nuestros oídos al más puro estilo Oldfield, sobretodo cuando toma el mando la guitarra clásica.

Antes de llegar al movimiento del disco llegamos a “Summit Day”, donde la electroacústica y la eléctrica se entremezclan, transmitiéndonos ora melancolía (electroacústica), ora esperanza (eléctrica). Una vez más, eléctricamente bonita y contundente.

Con “Out of Sight” llega la actividad. Guitarras sucias, dejando claro que Oldfield no sólo quiere darle a la suciedad industrial de sus guitarras el sonido de fondo, sino hacerla también protagonista. Ritmos heavies en una canción más animada.

“B. Blues” vuelve a bajar la velocidad, en la extraña mezcla blues/rock/heavy que parece dominar el escenario del disco, manteniendo el espíritu hasta la canción sorpresa del disco, “Four Winds”.

En “Four Winds” encontramos una composición cambiante. En el primer viento tenemos ritmos claramente heavies, preludio de un segundo viento en el que llegan los ritmos countries que nos evocan a las clásicas granjas estadounidenses tejanas, con su ganado, y sus nubes recorriendo plácidamente el cielo azul mientras esperas la hora de la cena tumbado en el pajar. El tercer viento absorbe sonidos orientales, con un slide agudísimo, derivando en el último viento que vuelve a adquirir los sonidos countries, esta vez de ritmo más elevado, para hacernos pensar en un grupo de cowboys recorriendo los páramos con sus caballos, callados en la noche, en busca de su venganza, al más puro estilo western. Una composición bellísima.

Con “Enigmatism” nos encontramos de nuevo los tonos lúgubres, recordándonos esa electroacústica de Oldfield a los sonidos de la mandolina del conocido videojuego “Silent Hill”. Pausada y tranquila.

Sube de nuevo el suflé eléctrico con “Out of Mind”. Una guitarra sucísima nos da pie a una canción más acelerada, con de nuevos los sonidos más durillos marcando presencia.

El disco acaba con una versión distinta de “Embers”, llamada ahora “From the Ashes”, y finaliza así el disco, tranquilo y rabioso a la vez hasta el final.

Álbum ampliamente desconocido y poco preferido, incluso por sus propios fans (de hecho he tenido que subir yo mismo medio disco a Goear), Guitars es para mí una pequeña joyita capaz de hacernos ver qué pueden dar de sí las guitarras sin ayuda de nada más. Slides cautivadores, paisajismo eléctrico, ecos envolventes, atmósferas melancólicas, sonidos sucios…todo se combina en un disco hermoso que gana muchos enteros al escucharse con los cascos puestos justo antes de dormir. Sublime.

Posted in: Guitar Heroes