Muse – Origin of Symmetry

Posted on junio 7, 2011

2


Descarga Muse – Origin of Symmetry

Muse es un grupo de rock alternativo británico con influencias de música clásica, entre otros. Este disco potente, experimental, intenso, eléctrico y pesado cimentó al grupo antes de su eclosión en “Absolution”.

Los sonidos electrónicos y melódicos se confunden con el bajo que sirve de carretera para que el cantante la recorra con su torrencial voz a base de falsetes, cubierto todo ello de una inusualmente buenísima, juguetona y distorsionada guitarra.

El disco comienza con “New Born”, una buena muestra de lo que nos espera en el disco. Melódica y profunda, habla sobre la belleza del embarazo y sobre la distancia que puede surgir entre los padres a causa del recién nacido.

Con un teclado hipermelódico tocado por el multiintrumentista Matt Bellamy (cantante, compositor, pianista y guitarrista) la canción “Bliss”, poderosa y subyugante, se adentra en nuestros oídos con tenebrosa fascinación. Enorme, una de las mejores del disco, al hablar sobre la felicidad espiritual que suele trascender lo físico.

Precisamente el talento del absoluto protagonista de Muse puede observarse en la tercera canción del disco, “Space Dementia”, auténtico despliegue de voz y de piano de Matt Bellamy, en la canción que más se acerca al sonido frío (que no desapasionado), eléctrico y espacial que produce Muse en sus canciones.

Después de “Hyper music”, que a ratos recuerda a Hendrix y a ratos a Rage Against the Machine (Tom Morello es uno de sus modelos) con su sonido funk, llegamos a “Plug in Baby”. Nena, no te confundas, / vas a perder en tu propio juego. Con un comienzo que de nuevo demuestra el aprecio de Matt por la música clásica, esta preciosa canción nos sigue descubriendo el estupendo grupo que es Muse, con poderío en el sonido y huyendo de la superficialidad en sus letras.

“Citizen erased” es la canción más larga del disco, con un sólo de guitarra cortísimo pero espeluznante. Cautivadora y preciosa tanto en su primera parte, más rítmica, como en la segunda, más pausada. Magnífico crossover.

“Micro cuts” supone una nueva demostración del formidable falsete de Matt, antes de que el disco vire desde el rock enérgico hacia una canción singularmente distinta al estilo global del disco.

“Screenager” es sonido místico, tenebroso, y resalta particularmente por ser tranquila para las canciones que escuchábamos antes.

“Dark shines” comienza con un bajo insinuante que inicia una letra ya claramente oscura, como su título indica. Sé mía / y tu inocencia / consumiré. “Feeling Good” es una versión de una antigua canción versionada por otros autores como Michael Bublé, que probablemente el lector reconozca, para terminar con “Megalomania”, destacando el órgano que suena de fondo, y que muestra una vez más la curiosidad de Matt por instrumentar sus canciones.

Resumiendo, un disco atmosférico, puro rock neoclásico, con distorsiones tommorellianas y demenciales falsetes del cantante. Cósmicos, parece a ratos música de un tiempo en el que las familias eligen en qué terrenos terraformados del espacio pasarán sus vacaciones mientras el servicial robot de acompañamiento les sirve las bebidas de la época. Definitivamente alejados del sonido “Radiohead” que se les achacaba en su anterior y primer disco, se muestran ahora grandiosos, paranoicos, operísticos, barrocos, dulces con el piano y la melosa voz de Bellamy, duros y metaleros, definitivamente talentosos.

Me ha costado mucho no poner prácticamente videos de todas las canciones y la conclusión es que recomiendo escuchar encarecidamente este disco a todo el mundo. Me costaría creer que, puestos los cascos, ninguno de los videos que he colocado causara mínima impresión en los oyentes.

Es ya uno de mis discos de referencia.

Etiquetado: ,
Posted in: Rock