Eminem – The Marshall Mathers

Posted on julio 19, 2011

3


Descargar – Eminem – The Marshall Mathers

Después de “The Slim Shady”, Eminem alcanzaría el estrellato mundial con este disco, siendo además el disco de Hip Hop más vendido de la Historia, recibiendo premios como el pertenecer a los 500 mejores discos según Rolling Stones o a los 100 mejores según Time, además de otros numerosos premios y positivas críticas.

Eminem es además el artista que más discos vendió en la década del 2000.

La base del éxito radica en su ácida y energética fuerza verbal, criticando a los artistas que lo criticaron por sus anteriores trabajos, y en el fuerte testimonio íntimo de sus raíces familiares, con los conocidos problemas que siempre tuvo con su madre o con su ex-esposa Kim. Muy soez, no dejó títere con cabeza criticando a estrellas pop como Britney Spears, Christina Aguilera o los Backstreet Boys, a la vez que criticaba a los gays o lesbianas por su “cobardía” (aunque él nunca se mostró homófobo, de hecho llegó a cantar y abrazarse con Elton John).

Buscando la controversia, su espíritu triste y melancólico convive con la furia desatada de un Eminem que alcanza la cima y se ve poderoso como para criticar todo aquello que le parece injusto.

Hasta 18 canciones forman parte del disco, aunque hay algunas que duran menos de un minuto debido a que incluyen las típicas conversaciones cortas que los raperos suelen incluir a veces en los discos, por lo que evitaré una rígida numeración y expondré las canciones más llamativas del disco, ya que el estilo además no es musicalmente comparable a otros estilos mucho más instrumentalistas.

El disco comienza con “Kill You”, producida por la legendaria figura del Hip Hop Dr. Dre. En ella Eminem despieza sin tapujos a la gente que le criticó por su violencia verbal en el pasado, haciéndoles ver que Eminem simplemente describe la violencia, no la genera, como en la metáfora en la que exagera los comentarios de la prensa: Oh, ahora está violando a su propia madre, abusando de una prostituta, / inhalando coca, ¿cómo le dimos la portada de Rolling Stone? Tienes razón, pero soy triple platino y ocurren tragedias en dos estados . Un Eminem orgulloso de su éxito, que le permite mirar a los críticos a sus ojos y decirles: ¿Y ahora qué?

Después llega “Stan”, una de sus canciones más valoradas (y la más larga del disco), y posiblemente una de sus mejores canciones. Con la participación de la artista Dido, Eminem expone de forma fría el fenómeno Fan, y de cómo un fan puede llegar a obsesionarse de tal forma por el artista que es capaz de hacer verdaderas locuras. Eminem trata con este video de ridiculizar tal obsesión, indicando que, simplemente, por mucho que admires a alguien, tu vida es tu vida, y el artista a quien rindes culto no tiene obligación de sentir nada por tí, al igual que el fan debe vivir su propia vida, sin hacer del artista el motivo de ella. Una canción buenísima, que va in crescendo junto con la ira del fan, quien piensa que Eminem pasa de él.

Precisamente el que se le acuse de generar violencia, cuando en su opinión sólo la describe, es lo que critica Eminem en “Who Knew”, de nuevo una crítica a quien le critica por lo que es. Dices que insulto, pero tu hija se maquilla y tiene doce años.

En “The Way I Am”, otra de las grandes canciones del disco, se muestra una vez más la disconformidad de Eminem con el fenómeno fan, capaz de interrumpirle cuando da de comer a su hija (No os debo nada) a la vez que defiende, una vez más, que no genera violencia, sacando en la letra a Marilyn Manson, quien en su día también fue acusado de lo mismo. De hecho en el documental que daría la fama a Michael Moore, “Bowling for Columbine”, puede verse a Marilyn respondiendo ante exactamente lo mismo. Una gran canción, terriblemente rítmica, con la que el propio Manson colaboraría en vivo y con un remix.

Con “The Real Slim Shady” llegamos al culmen de la defensa de Eminem, que con un vertiginoso y agresivísimo video parece sumergirse en un poderosísimo flow de puñetazos y patadas verbales. Para mi gusto la mejor del disco, pues es capaz de mostrar toda la acidez y capacidad del artista en los menos de cinco minutos que dura la canción, dando cuenta de su enorme talento, de su gran capacidad para ridiculizar las críticas que recibe. Verdaderamente prodigioso, es sin duda alguna el “Mourinho del Verso”.

No he logrado encontrar el video oficial subtitulado, así que pongo el oficial sin subtítulos, simplemente para que el lector se de cuenta del enorme poder audiovisual que Eminem empieza a transmitir en sus videos, y que llegaría más lejos en el futuro al bailar como el recientemente cazado Bin Laden.

No todo es crítica voraz ni veraz contra los medios, ni todo es enfado. En “Drug Ballad” asistimos a una sincera y apasionada reprobación en contra de las drogas.

Con “Kim” regresamos de nuevo a la polémica, en una historia en la que Eminem narra una situación en la que un marido, harto de los engaños de su esposa, acaba matándola, en una situación exagerada de la propia pésima situación que Eminem mantenía con su ex-esposa.

Siempre da éxito reírse de sí mismo y de los demás con talento (Britney Spears logró volver así a la fama tras dejar los antidepresivos equinos) y Eminem sabe hacerlo en este disco como nadie. Tremendamente talentoso, Eminem consigue conquistarnos con su acidez y su buen escribir, capaz de hacer ritmos lentos y melancólicos en “Stan” o auténticas vorágines incendiarias como en “The Real Slim Shady”. Capaz de hacer una balada sobre las drogas, capaz de hablar de la violencia o el sexo sin tapujos, muy criticado por un sector de la gente que piensa que por no decir las cosas éstas simplemente dejarán de existir. Como dice Eminem, él habla de armas, pero si alguien está flipado y se pone a disparar a la gente, es su puto y jodido problema. Muchísimos premios, alabado por la crítica, este disco llevó a Eminem a la fama antes de que le diera por las pastillas y por las hamburguesas, antes de su regreso de nuevo al camino de las estrellas.

Viperinas y salvajes embestidas líricas, con absolutas faltas de desprecio y salidas de tono, agresividad combativa contra la envidia y la hipocresía, chulería egocéntrica, ofensivamente blasfemo, Eminem, como dije antes, es el “Mourinho del Verso”, capaz de crear esa visceral relación de amor/odio en el que lo escuche, pero como dice Eminem en unas de las canciones en las que habla de las mujeres como putas, “es todo broma, saben que las amo”.

Etiquetado: ,
Posted in: Hip Hop